Categorías
Pago con tarjeta de crédito
Certificado
SSL Certificate
Blog
20.09.2018 17:42

¿Qué es eso del filtro para la luz azul de las pantallas digitales?

 

 

¿Te has parado a pensar las horas que pasamos diariamente frente a una pantalla? Cierto es que nuestra forma de vida y costumbres han cambiado. Por ejemplo, hemos pasado de protegernos del sol, a la exposición prolongada. Algo parecido ha pasado con nuestro consumo de nuevas tecnologías. Así pues, hemos aumentado nuestra exposición a la llamada “luz azul”, debido a la aparición de las lámparas LED y la última generación de pantallas digitales.

 

Te preguntarás, ¿qué es eso de la luz azul? ¿dónde está? Pues bien, la luz azul es un color en el espectro de luz visible que puede ser percibido por el ojo humano. Está en todas partes, y su fuente principal es la luz del sol. Sin embargo, actualmente también existen otras fuentes, como las pantallas digitales y la iluminación fluorescente (LED).  

¿Hasta qué punto nos afecta la luz azul?

 

Las ondas de luz azul se encuentran entre las longitudes de onda de energía más cortas y más altas en el espectro de luz visible. Por esta razón, parpadean fácilmente, creando un destello que puede reducir el contraste visual y afectar a la nitidez y claridad de nuestra visión. Este parpadeo puede derivar en dolores de cabeza, y/o fatiga visual cuando pasamos horas delante de nuestro ordenador o cualquier otro dispositivo electrónico.

 

Desgraciadamente, nuestros ojos no cuentan con ningún superpoder para bloquear los rayos de luz del sol y, mucho menos, los emitidos por otros dispositivos. Así pues, prácticamente toda la luz azul visible pasa a través de la córnea y el cristalino, llegando a la retina. De esta forma, la exposición prolongada a la luz azul puede causar daño a la retina y aumentar el riesgo de degeneración macular, lo que puede conducir a la pérdida de la agudeza visual.

Además del uso extendido de las lámparas LED, los dispositivos electrónicos comos los teléfonos móviles, ordenadores, tabletas y televisores de pantalla plana, también utilizan la tecnología de retroiluminación LED. Esta tecnología mejora el brillo y claridad de las pantallas, aunque emite ondas de luz azul muy fuertes.

 

Así pues, y según el estudio realizado por ditrendia en 2017, el móvil es el dispositivo más utilizado por el 94,6% de los españoles para acceder a Internet. Este uso masivo del teléfono móvil como medio de información y/o comunicación, a la par que el tiempo de exposición al mismo, es motivo de preocupación. Esto es, los usuarios pasan una media de de 170 minutos al día utilizado éste dispositivo.

 

Cabe entonces pensar que, si nos protegemos cuando nos exponemos directamente a la luz del sol, ¿no deberíamos hacer lo mismo cuando usamos este tipo de pantallas durante todo el día? La respuesta es, ¡sí! La luz emitida por las pantallas es recogida directamente por la retina a una distancia muy corta. Sin embargo, el peligro no se deriva de la cantidad total de luz emitida, sino del riesgo por la cercanía con que la recibimos y  la duración de exposición.

Ahora bien, ¿cuáles son los riesgos que acarrea la exposición a la luz azul? Tienes que saber que la luz azul como tal no es dañina, pues de hecho la luz azul turquesa contribuye a mejorar nuestro ciclo de sueño, elevando nuestro estado de ánimo y mejorando la memoria. El problema surge, como con todo, cuando estamos sobreexpuestos.

La exposición prolongada a la luz azul puede disminuir la producción de melatonina, la hormona que regula el sueño, interrumpiendo así el ciclo de sueño natural de nuestro cuerpo. De esta forma, puede causar insomnio y, consecuentemente, fatiga durante el día.  Además, también se asocia a esta exposición prolongada la fatiga visual, que puede afectar a nuestra productividad laboral y aprendizaje. Sus síntomas incluyen: visión borrosa, sequedad ocular, dolores de cabeza y/o incapacidad para de enfoque. Del mismo modo, cada vez hay más evidencia médica de que la sobreexposición a la luz azul puede causar daños permanentes en nuestros ojos, al contribuir a la destrucción de las células de la retina, pudiendo ocasionar la pérdida de la agudeza visual.

 

Ahora la pregunta es, ¿qué puedo hacer evitar esta sobreexposición a la luz azul? Afortunadamente,  hoy en día existen gafas que ayudan a bloquear la luz azul emitida por las pantallas digitales. Así pues, filtran los rayos de luz UV y azul-violeta, reduciendo así el brillo de la pantalla y previniendo su efecto en nuestros ojos. Del mismo modo, conservan el bienestar general de nuestra visión, dejando pasar la luz azul-turquesa esencial, y reducen los síntomas de la fatiga visual.

 

Lo más reconfortante de estas nuevas gafas, también conocidas como gafas para ordenador, es que cualquiera puede usarlas. Esto es, no es necesario que cuentes con una prescripción para gafas, pues también las puedes comprar sin graduación. En iOptica.es, puedes encontrar gafas para ordenador asequibles y en diferentes colores clásicos y acabado mate, que se ajustarán perfectamente a tu outfit diario.  

Además de contar con unas gafas con filtro de luz azul para proteger tus ojos, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Limitar la exposición frente a la pantalla de tu ordenador cuando no estés trabajando
  • Parpadear frecuentemente para prevenir el síndrome del ojo seco
  • Visitar tu oftalmólogo al menos una vez al año

 

Es importante tener en cuenta que, lo que realmente puede ser perjudicial para nuestra salud visual, es la exposición prolongada a lo largo del tiempo. Por esta razón, os recomendamos tomar medidas al respecto, sobretodo con los más pequeños de la casa, ya que son más vulnerables a la luz azul. Lo mismo ocurre en el caso de que nos hayamos sometido a una cirugía por cataratas, o si padecemos degeneración macular relacionada con la edad.

 

Recuerda que una buena calidad visual es esencial para nuestro día a día. No es necesario que te prives de utilizar las nuevas tecnologías si disfrutas de ello, sino que entiendas cuáles son sus riesgos y cómo evitarlos para cuidar de tu salud visual y disfrutar de una mejor calidad de vida.